Tomas Corpas Díaz; poeta de la vida

Este ensayo es producto de mi dialogo con don Tomás Corpas Díaz durante varias décadas, además  de entrevistas realizadas por los periódicos nacionales como el Tiempo, El Colombiano y de la región en diversos momentos históricos. A su vez, me motiva realizar un sencillo reconocimiento a un personaje polémico, sensible, honesto hasta la saciedad, buen amigo, estudioso, poseedor de magistral memoria, enemigo de la injusticia y defensor de la cultura. Algunos consideran intrascendente y de poca valía su labor poética, en Colombia existe muchos Corpas que en la sombra cultivan su inspiración. De don Tomas recuerdo su elocuente y forma de narrar historias y cuentos, su  declamatoria de poesía. Muchas veces le conto a los estudiantes de la universidad de Antioquia, la historia del negro en América mediante poemas, generando interés e inquietud por la necesidad de recuperar la verdadera historia Colombiana.

Su vida

Nació en Cartagena, Bolívar un primero de enero de 1934. Hijo de Epifanio Corpas González y María Díaz Rivera. Su infancia transcurrió entre los bosques, montañas, ríos y juegos en San Antero Córdoba. (Corpas, 2004) Luego, su adolescencia la vivió con intensidad entre Cartagena y Barranquilla. Ya, en 1948, en busca de tierra y mejores oportunidades de vida, joven y vital llega a Urabá con muchos sueños de vida a cuesta.

Nunca fue a la escuela, en esa época la educación era un privilegio y no había escuelas en las veredas donde transcurrió su infancia, las pocas quedaban lejos de su alcance. Es autodidacta,  producto del esfuerzo persistente y disciplinado de leer los clásicos. Su abuela, matrona le enseño a leer y a escribir, le transmito el amor por la lectura de los grandes de la literatura universal. De ella recuerda;

Entre los útiles me dejó para la vida una regla de oro: codéate con la gente que sepa más. No pongas tu confianza en el dinero o la riqueza, sino en el conocimiento, que nunca te abandonará, y sí, mucho tiempo después, podrá testificar de lo que tú fuiste en esta vida. (Corpas, 1998; Colombiano 1975)

Su formación académica la divide en tres etapas; “la primaria la hizo en la escuela de la vida, el bachillerato en las aulas del dolor, y su carrera en la universidad del sufrimiento” (Corpas 2000; El tiempo 1994). Aprendió en las noches y tardes de descanso, entre robles, cedro, en general en la selva de Urabá durante varias décadas donde leía vetustos libros que le prestaban sus amigos. El duro  trabajo hizo gruesa y fuerte sus manos, las pocas oportunidades de estudio lo aisló de la educación formal, su amor por el conocimiento, el deseo de aprender y su sensibilidad social prodigo su pasión por la literatura universal.

Casado y separado de Morelia Higuita Roldan con la cual es padre de dos hijos; Melquisedec y Dalia Inés. Luego con Benita Cuadrado con la cual convivio y nacieron dos niñas, Carmen Cecilia y Carlella.

Pero la mujer de su vida fue Yolanda Acosta Alcázarcon la cual no hubo hijo, pero influyo en sus creencias religiosas, durante varias décadas su inspiración literaria giro alrededor de la religión. Consideraba “yo creía que para poder entender la biblia tenía que abrirme y analizarla desde otro ángulo” (Corpas, 2010), así que los libros se tornaronsus amigos y compañía, a su vez, las fuentes de inspiración fueron las circunstancias de la vida; una flor, la lozanía de una mujer, la inmensidad de un paisaje, los misterios del mar, la historia de un campesino, un niño en crecimiento inspiraron sus poemas. En la actualidad no acepta la biblia pero la respeta como autoridad histórica de la Humanidad.

Nunca escribió a máquina, con un lápiz como arma contra la soledad creaba sus poesías, así lo ratifica “después de estar un día en la selva tumbando árboles, tagua y cativos, llegaba a mi campamento, cansado, sudoroso y con luz de una vela escribía y escribía, largas noches me acompañaron en mis sentimientos, mataba zancudos y escribía párrafos” (Corpas 2009). A pesar del modernismo y el desarrollo tecnológico que poco disfrutó, don Tomas era dueño de una caligrafía estética, armónica y hermosa como pocas personas, así como sus sencillos versos.

El sueño de Urabá

Llega a Urabá a fines de los cuarenta, vital y con muchos sueños a cuesta, provisto de un serrucho inicio su deambular por la selva Darienita, recorrió montañas, ríos, quebradas, ciénagas y tantos paisajes en busca preciosas maderas y recursos naturales a fin de lograr mejores condiciones de vida, era época de colonización y trabajo comunitario, con cierta melancolía expreso “Vivir en la selva no era fácil y más si el trabajo era inseguro, pero teníamos buena comida, sueños y nunca aguantamos hambre” (Corpas, 2010). Después de incursionar en la explotación maderera y en los aserríos trabajo en las bananeras, mientras la señora inspiración su gran compañera despertaba cuando observaba los regalos de la naturaleza.

Su incansable lucha lo llevo a diversos territorios, compro tierra en Puerto Rico, rio León, transcurría la década de los sesenta. Allí emprendió junto con los campesinos y la junta de acción comunal la construcción de la llamada carretera panamericana, aduce “Nuestro proyecto comunitario era construir una carretera a Barranquillita, necesitábamos sacar el plátano, queríamos exportar y  evitar la pérdida de la cosecha” (Corpas, 2010; Colombiano 1987), el campesino tan abandonado por el gobierno vivía en la pobreza, después de varios años de duro trabajo lograron su cometido, una trocha que se convirtió la única vía de comunicación por mucho tiempo, en la actualidad es parte de la Panamericana.

Don Tomas ha estado presente en los momentos históricos de la región, por eso, no desfallece su inspiración poética todo el tiempo. Posteriormente se traslada a Turbo, donde su poesía despierta interés en los cultores de dicha localidad, a su vez, se une a los ciudadanos de la región, a los Tules de Caimán Nuevo, la suscrita, Fernando Keep, Digna Perez, Francisco Sayago, entre  otros,  en  programar actividades en aras de la conmemoración de los quinientos años de la llegada del Europeo a

Urabá, además coadyuvar en la inauguración de la Universidad de Antioquiay unir esfuerzo al lado de Luis Vélez, Martha Montaña, Digna Pérez, Selena Córdoba y otros ilustres Turbeño, defensores de la cultura, en lograr el sueño dorado de tener el MUSEO HOMBRE DEL DARIEN, esfuerzo de algunos ciudadanos e instituciones como Funiuraba y la Universidad de Antioquia, proyecto que funciono durante siete años, Don Tomas animaba con su poesía en el reencuentro de las dos culturas. Posteriormente, la falta de voluntad política del municipio de Turbo enterró al museo hombre del Darién.

En defensa del Campesino.

Sus manos fuertes y callosas son testigo de su corazón campesino, nunca temió por su vida al defender los derechos del campesino. En cierta oportunidad, en presencia del ministro de agricultura, el gobernador departamental del momento y el director del Idema cuando inauguraban los silos en Chigorodó, Don Tomas como presidente de la asociación campesina de Chigorodó, alzo su voz recia y lanzo un fuerte reclamo por la atención al campesino “los campesinos merecemos mayor atención, compromiso social de los gobernadores, necesitamos carreteras, escuelas, quiero que mis  hijos asistan a una escuela. Señor ministro los campesinos estamos cansados de sufrir y padecer” (Colombiano, 1975). Integrante de la delegación de Antioquia participo en el V congreso Nacional de acción comunal realizada en Barranquilla en 1976 y otros eventos donde alzo su voz para defender la causa campesina. Por su condición de campesino y el momento histórico de la región; conflictos laborales, conflicto armado, pobreza y marginamiento estatal, fortaleció su espíritu rebelde y  la defensa de los derechos del campesino como deber político.

Don Tomas se codeaba con políticos y gobernantes, su pensamiento, carácter y sentido de responsabilidad le genero enemigos, pero también reconocimiento social, en cierta ocasión el gobernador Roldan Betancur le pregunto ¿para que rama del conocimiento se está preparando don Tomas?  Don Tomas respondió con serenidad y elocuencia para ser “arquitecto de ideas”;

Está de moda que entremos a formar parte de la reconstrucción de una vieja casona, corroída, que está sin cimientos y veo que se viene encima y nos va aplastar. Esa casona que hay que reconstruir – se llama Colombia-. Para eso se necesita ideas. Yo quiero ser arquitecto que de alguna manera entre a formar parte de la reconstrucción de esa nuestra casa. (Colombiano, 1984).

Una muestra de compromiso social por la dignidad del campesino es su poema “al campesino en su día”, presenta 19 estrofas enfatiza en el marginamiento, olvido, pobreza y la violencia armada que durante década viene afectando su calidad de vida.

DEDICADO AL CAMPESINO EN SU DÍA (Audio)

Campesino colombiano Hombre de nobles

ancestros Recíbeme en estos versos

Un homenaje de hermano

II

Tu profesión justa y sana Nos produce comida

Conque sostienes la vida De quien te persigue y mata

 

III

Ninguna  bestia  salvaje A su especie a eliminado Como el ser civilizado Con todo placer lo hace

IV

Los gritos desgarradores De tu mujer virtuosa Retumbando

en la fosa De los tétricos horrores

Campesino di conmigo:

No más muertes, más clemencia!

No más guerra ni violencia Somos hermanos y amigos

XIV

Reciban este homenaje Del poeta campesino Griten piedras y caminos

Maldita guerra salvaje

Turbo, viernes 21 de junio de 1990

Su obra

A Tomas Corpas poco le intereso indagar por el estilo literario que predomina en su obra. Por una parte, desconocía las diversas corrientes literarias que durante siglos de producción han generado los grandes escritores, por la otra, desarrollo su propio estilo, donde no presenta demasiado convencionalismos, ni artificios porque brota espontanea como expresión de su sentir pero genera efectividad poética. El vocabulario es muy sencillo y repetitivo, destaca la escasez de adjetivos y de metáforas, con imágenes visuales cargadas de simbolismo popular, considero y otros lectores identifican que la obra de Corpas pertenece al género costumbrista del siglo XIX. Durante varias décadas de actividad poética, Corpas no ha cambiado su estilo, persiste con melancolía y profundo sentimiento denunciar la situación del campesino y decir versos de amor a las mujeres de su vida.

Como se sabe, el estilo ha evolucionado y se aleja de su sentido original. Es así como, mientras en la antigüedad, estilo del latín stilus, era un punzón para escribir en tablillas  enceradas, entre los griegos significaba característica propia de un escritor. Es indudable que cada escritor tiene una forma personal de organizar sus ideas y los mensajes que desea transmitir mediante sus obras literarias.

De acuerdo con Hamnett (2010) el costumbrismo como estilo literario surgió de los contrastes entre la vida rural y la vida en las ciudades. Las tradiciones orales y las actitudes populares se establecieron contra la lengua oficial. De igual forma, valora características, raíces regionales, vida, historia y costumbres locales y regionales. Aunque era el mundo en el que vivía la mayoría de la población en pasadas épocas, no era el ambiente de la vida política en el estado ni en la capital nacional.

El Costumbrismo es una corriente que expresa amor por el presente, su literatura describe una sociedad en transición (colonia – independencia-república) presentando circunstancias, problemas y coyunturas de los años convulsionados de la República. Se manifiesta mediante la sátira y el humor, muy de acuerdo con una época convulsionada. Asimismo, critica los vicios sociales de la época, y se manifiesta como una literatura comprometida con los procesos sociales. Dicho estilo cruzo las fronteras e influyo a escritores de Perú, Ecuador, Colombia y toda la zona andina, de igual forma en España. En Colombia tiene a sus máximos representantes que fueron; José Eugenio Díaz Castro (Manuela), Jorge Isaac (La María), Eustaquio  Palacios (El Alférez Real), Rafael Pombo y otros.

En tal sentido, Don Tomas lo ratifico muchas veces “no sigo estilos literarios solo me inspira la vida” (Corpas, 2010).Asumió una postura crítica frente a la sociedad, pues sus poesías dibujan retratos de los males de una sociedad en transición por culpa de la violencia, la injusticia social y la pobreza. El amor como fuente de inspiración está presente en sus poesías dedicadas a las mujeres como obra magistral de la naturaleza, poemas como: Señora eres bonita; el roce de tu piel; esposa fiel abandonada; mujer tesoro incomprendido; tus curvilíneas formas, mujer negra y otras, denota que a pesar de las dificultades de vida, el amor siempre está presente en su inspiración poética. A continuación dos estrofas de “mujer negra”, resalta la belleza de la mujer afro;

I

Escultural belleza de ébano bruñido

En tu epidermis negra llevas sabor de gloria Y en tus negras pupilas el brillo de la vida

Negra es también la tinta con que escribí la historia. II

Negra es la noche oscura que cubre tus encantos Mujer negra de perlinos dientes nacarados.

Tu piel es melodía de un silencio canto

Que arrulla entre tus brazos al hombre enamorado.

Mientras que la naturaleza y las relaciones inadecuada con ella se refleja en sus múltiples composiciones como símbolo de protesta, entre ellas: La flor de ariza, Urabá belleza y paz natural, evocando el pasado, collar de calendario entre otras. En dichos poemas resalta el profundo conocimiento que tiene de la región, además como el extranjero exploto durante varias décadas los recursos naturales sin control, al final se marchaban dejando desolación y pobreza. La flor de Ariza es un poema de 8 párrafos, donde resalta su belleza y especie insigne de Urabá.

La Flor de ariza I

En las agrestes montañas Donde he sido cazador He hallado cosas extrañas Y bella como esta flor.

II

Esta es la flor de Ariza Que engalana los follajes También junto al suelo esta Muy distante del ramaje.

III

Hay otras de más altura Que le envidian su candor Porque nunca son tan puras Como esta bella flor.

IV

Otro tema de inspiración presente en todos sus poemas es la historia regional, geografía, cultura, identidad étnica, conflictos sociales, una muestra de ello son: América ¿Quinientos años de qué?; evocando al pasado; la verdad del gran Urabá; mientras halla humanidad; también soy sananterano; señora Cartagena; Adiós Pacho y otras. Don Tomas escribió alrededor de 300 poesías, la mayoría se encuentran inéditas. En ¿América Quinientos años de qué?, poema de 20 estrofas hace un recorrido histórico de lo que significó la llegada del Europeo a tierras americanas, además resalta la condición del negro en tierras lejanas de su ancestral áfrica.

América ¿Quinientos años de qué?
I

Se cumplen quinientos años De ese gran descubrimiento Sobre el cual los desengaños Ocupan mi pensamiento.

II

¿Qué hicieron los Españoles Con el étnico aborigen?

¿Qué explican los invasores Sobre el negro y su origen?

III

¿Qué misión cumplió la iglesia

En su papel de rectora? Imponerles por la fuerza La doctrina salvadora.

IV

Ella uso como instrumento La tal santa inquisición, Sobre potros de tormentos Ebria de abominación.

Entre sus publicaciones se tiene; “Urabá también es poesía”. “Mar de Letras” compendio de producciones literaria del taller “Pisisi escribe” y publicada por las editorial de la Universidad de Antioquia. Su última publicación es “Deslindar ficción de la realidad en cien años de soledad”, sus inquietudes literarias y su espíritu investigativo lo motivo a analizar la obra de Gabriel García Márquez, con argumentos históricos, respetuoso en lo interpretativo y mayor profundidad se atrevió a analizar esta obra universal, considera “no me conformo con lo que veo, sé que cuando uno lee con sentido investigativo, es porque ha dejado de ser dormido automáticamente” (El Colombiano, 2005). Clark Beean Barco en la presentación de la obra expresa;

(…) la frustración de los Buendias proviene de la soledad o se dé la falta de solidaridad, la frustración de Macondo viene de ahí y la frustración de todos. La soledad es un lugar común en la vida contemporánea (…) todos vivimos soledades conmovedoras (…) el poeta campesino se atreve a mostrar el realismo mágico como una forma de narración que tomo Gabo para relatar distintas circunstancias. (Corpas, 2004; pp 11)

Don Tomas es un caso de superación personal, nunca recibió educación formal pero se codeo con personalidades donde expuso su obra poética. Sobre la novela de Gabo, Don Tomas sabía fechas, cifras y pasajes claves de Remedios la bella y Aureliano segundo, describe con detalle hechos y personajes de América donde se conjuga el realismo mágico. Su obra poética es un grito largo y desgarrador donde denuncia la injustica, el olvido de los pobres, la violencia en todas sus manifestaciones y el poco respeto por la naturaleza. Además no se puede desconocer sus versos dedicado a las mujeres y al amor, motor de vida. Enamorado de la vida, se resiste a ser olvidado y pasar inadvertido por la vida.

Por Magaly Pacheco Marimon

Un comentario sobre “Tomas Corpas Díaz; poeta de la vida

  • el 3 mayo, 2016 a las 10:46 pm
    Permalink

    Excelente Magaly, una buena semblanza de Tomas Corpas

Comentarios cerrados.