Rubén Darío Ávila Martínez, alias “Felipe” o Lorenzo” abatido en Arboletes

Rubén Darío Ávila Martínez, alias “Felipe” o Lorenzo” Cabecilla narcotraficante del “Clan Úsuga”. Según la autoridades inició en el Bloque Catatumbo de las extintas AUC, siguiendo órdenes directas de Salvatore Mancuso. En diciembre de 2004 se desmovilizó con otros 1.434 integrantes de esa organización, pero abandonó el proceso y siguió delinquiendo. Fue capturado en noviembre de 2012, recluido en la cárcel El Refugio, en Apartadó (Antioquia), pero dos años después se fugó de la misma durante un conteo de internos.

Este sujeto fue abatido en la vereda el Deseo al norte Urabá en el municipio de Arboletes,  los hechos se dieron en unos de los operativos dentro la operación Agamenón, Después del intercambio de disparos se incautaron dos pistolas, una granada de mano, munición de diferentes calibres, equipos de comunicación (radios y teléfonos celulares), además de un cuaderno con una completa relación de los últimos movimientos de cocaína, rutas e instrucciones de los máximos cabecillas de “Clan Úsuga”, “Otoniel” y “Gavilán”.también fue dado de baja uno de sus escolta y capturada otra persona quien responde al alias de el “More” quien esta a ordenes de la autoridad competente.

Ruben Dario Avila-felipe,lorenzo
Ruben Dario Avila-felipe,lorenzo

Contra alias “Lorenzo” había 10 órdenes de captura vigentes por los delitos de homicidio agravado en persona protegida, concierto para delinquir agravado y desaparición forzada. Además, estaba condenado a 32 años de cárcel por el asesinato de una mujer en noviembre de 2003. La víctima se desempañaba para la época como personera municipal de El Tarra (Norte de Santander).

Según las autoridades la “neutralización de este hombre, es el golpe más certero al ala narcotraficante del “Clan Úsuga”, por el nivel de coordinación que tenía en la salida de estupefacientes y la cercanía con los máximos cabecillas, que quedó en evidencia hace tres meses cuando la Policía Nacional ejecutó una primera operación en su contra”, en la que entre otras cosas, fue capturado su hijo.

En esa oportunidad se encontraron manuscritos que intercambiaba “Lorenzo” con “Otoniel” y “Gavilán”. En ellos, los jefes de la organización le propusieron trasladarse a Norte de Santander para ocupar zonas de antigua injerencia del abatido “Megateo”