Mesa regional del Agua Impulsa Procesos de Educación ambiental en la cuenca media y alta del rio Chigorodó

Facilitar información y herramientas mediante procesos de educación ambiental como vía para generar conciencia y fomentar comportamientos responsables frente al manejo sostenible del ambiente, es prioridad para el territorio. En este sentido, la invitación a todos los actores es trabajar los procesos de empoderamiento territorial desde la gestión ambiental territorial, desde un enfoque amplio y participativo con las organizaciones sociales, culturales y ambientales, de acuerdo a las características biofísicas y la presencia socioculturales y vitales, teniendo presente las potencialidades y las situaciones ambientales conflictivas. La suma del paisaje y le gente.

La Mesa Regional del Agua promueve la toma de consciencia y la reflexión sobre los recursos naturales, la biodiversidad y en espacial el uso de los recursos hídrico. Mediante convenio interadministrativo del municipio de Chigorodó, Aguas de Urabá S.A ESP y la Agencia de Desarrollo Local Urabá Darién Caribe – ADEL UDC, se inició proceso de Educación Ambiental con las comunidades de la parte media y alta de la cuenca del rio Chigorodó, como fomento a la preservación, conservación de los recursos naturales y mitigación de los impactos ambientales. Proceso que se dio con la comunidad de las veredas Remigio, Ripea y el Congo, mediante 5 talleres y charlas ambientales, en donde se abordaron temas como porque son importantes los bosques, El ciclo del agua, Que es una cuenca, Problemas ambientales en las cuencas y Reforestación, con una participación dinámica y comprometida de 100 personas entre estudiantes, y comunidad.

El énfasis con la comunidad estudiantil favorece una mayor sensibilidad y conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y conservación de los recursos, creando soluciones viables para el cuidado y conservación del mismo.

La educación ambiental, “es un activador de la conciencia ambiental, encaminada a promover la participación activa de la enseñanza en la conservación, aprovechamiento y mejoramiento del medio ambiente, constituyéndose en un aspecto básico para la educación integral, al enfatizar el logro de actitudes positivas y conductas responsables en las personas, a partir del desarrollo de estrategias que propicien la participación y el compromiso social (Morachimo, 1999)”.

Red de pobladores
Vincular toda la red de pobladores a la estrategia de educación ambiental como proceso, es la apuesta, desde donde se busca hacer evidente las relaciones de interdependencia con el entorno al sabernos relacionados con el bosque, el agua, y de este con la agricultura, es decir, la realidad biofísica, económica y sociocultural; conciencia que facilita un cambio de valores y comportamientos y por tanto una mayor capacidad de respuesta, comprensión y respeto de la vida y del territorio. El crecimiento económico, inclusión social y buena calidad ambiental no son objetivos opuestos, sino que van de la mano hacia el bienestar.
Somos conscientes de la necesidad urgente de cambio en los estilos de vida, donde la educación, y particularmente, la educación ambiental, juegan un papel protagónico.

Espacios para la vida

Desde el perfil productivo del municipio se tiene la necesidad de incrementar la comprensión de la problemática ambiental local, la búsqueda de soluciones de acuerdos a las características del territorio, de los pocos relictos boscosos y paisaje natural, social, cultural, político y económico del municipio. Asunto que demanda sumar a la comunidad educativa, instituciones y organizaciones sociales, que faciliten la suma de experiencias, conocimientos y visión con enfoque territorial en la búsqueda de soluciones, desde una gestión ambiental sostenible

IMG_0291

 

Los talleres fueron impartidos por: Neider Montoya, Liceth Rivas y Sandra Galeano de Aguas de Urabá y Austin Gordo, SAMA de Chigorodó.

Las condiciones del desarrollo socioeconómico del municipio lo están llevando a un gran deterioro ambiental como consecuencia del cambio de uso del suelo y de las actividades realizadas a expensas del patrimonio natural. El abandono y lo poco efectivo del acompañamiento a las realidades rurales, vienen destruyendo el patrimonio natural. Sin embargo, se impulsan acciones, actividades para entender lo ambiental articulado a la educación, que como experiencia indican que cada vez es mayor la necesidad de sumar recursos y actores que faciliten alcanzar un impacto relevante, y por tanto la construcción de un modelo de municipio ambiental y cultural desde lo territorial.
La urgencia es visibilizar los procesos de la ciudadanía, de la escuela, de la comunidad, de la Junta de Acción Comunal, contando con un enfoque de gestión ambiental territorial. Sumando conciencias y procesos que tejan la red de pobladores de Urabá desde las veredas de Chigorodó

Autor:Pérez Abarú