La Apuesta Colombiana Contra El Cambio Climático

El objetivo será disminuir emisiones de carbono en un 20% -una quinta parte- de aquí al año 2030.

Después de más de tres años de análisis, estudios técnicos y concertaciones que involucraron a diversos sectores de la economía e instituciones del Gobierno, Colombia ha anunciado cuál será su meta para la reducción de las emisiones de gases que están provocando el calentamiento global.

La meta estaba esperando su momento y, dada su trascendencia, fue el propio presidente Juan Manuel Santos el encargado de revelarla en el discurso del 20 de Julio: “me complace anunciar al mundo entero, como lo están esperando, que el objetivo de Colombia, el compromiso de los colombianos frente a la supervivencia del planeta, será disminuir nuestras emisiones de carbono en un 20% –una quinta parte– de aquí al año 2030”.

Esta es la llamada “contribución determinada a nivel nacional” (INDC, por siglas en inglés), el compromiso de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que el país presentará ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático el próximo diciembre en París (COP 21).

Allí, en la capital francesa, se espera firmar el nuevo instrumento jurídico universal que entrará en vigor en 2020 contra el calentamiento global; un instrumento que incluirá compromisos tanto de los países desarrollados como de aquellos en vías de desarrollo.

Con esta meta, Colombia está asumiendo una responsabilidad histórica. No solo se trata de velar por los ecosistemas, proteger la biodiversidad y reducir la vulnerabilidad ante los desastres naturales. También se trata de conseguir un equilibrio entre el desarrollo económico del país y la sostenibilidad ambiental.

La consolidación de esta meta de mitigación es producto de un trabajo meticuloso realizado por la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono, liderada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y apoyada técnica, política y participativamente por los ministerios sectoriales, el Departamento Nacional de Planeación, el Ideam (que elaboró inventarios de emisiones a 2010) y grupos de expertos.

Adicionalmente, los sectores agropecuario, minero-energético, transporte, industria y vivienda participaron la definición de la cifra, y en conjunto con el Gobierno tendrán un papel fundamental para alcanzarla.

Para llegar a ella se analizaron diferentes alternativas y medidas de reducción de emisiones, con sus respectivos potenciales de mitigación, costos y beneficios asociados. El Gobierno está trabajando para que ese 20% pueda incrementarse eventualmente como fruto de la efectiva cooperación internacional que el país recibe. De esta forma, el país se suma al propósito global de que la temperatura del planeta no se incremente por encima de los 2°C.

El crecimiento económico de calidad y duradero debe ser bajo en carbono. La definición de una meta nacional de reducción de emisiones, lejos de ser un tema meramente ambiental, tiene el potencial de generar un pilar de crecimiento económico que promueva la competitividad, el uso eficiente de los recursos, la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías.

La meta propuesta está alineada con la estrategia de crecimiento verde trazada en el Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018, y reconoce los retos pendientes del país en términos de desarrollo, post-conflicto y adaptación al cambio climático.

Colombia es líder regional en materia de mitigación y adaptación al cambio climático. Este aporte ratifica la decisión de trabajar de manera armónica con la comunidad internacional sin dejar de lado los esfuerzos que actualmente se desarrollan en términos de adaptación para enfrentar de manera responsable los desafíos ambientales que involucran a todo el planeta.

GABRIEL VALLEJO LÓPEZ
Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible
Tomado de. eltiempo.com