Indígenas y campesinos marcharon en Chigorodó para exigir la salida de la Fuerza Pública

Foto tomada de Twitter @palaciotamayo

 

     Entre indígenas y campesinos, sumaron unas 800 personas de cuatro veredas de Urabá en una movilización realizada el miercoles pasado hasta llegar a Carepa, exigiendo que la Fuerza Pública y las organizaciones ilegales salgan de sus territorios.

La Directora de la Organización Indígena de Antioquia, Aída Suárez, indicó que los indígenas solicitan la salida de la Fuerza Pública y el cese de los sobrevuelos realizados por las aeronaves, precisando que hay afectaciones y temor por posibles combates en cercanías a sus hogares.

“Exigimos que tanto los actores armados legales como ilegales, abandonen la zona y permitan que vuelva la calma al resguardo, pues este tipo de hechos pueden poner en riesgo la vida comunitaria y organizativa”, aseguró Suárez en un comunicado de prensa.

Por otra parte, las autoridades atribuyeron esas movilizaciones a presiones realizadas por parte del Clan Úsuga, que estarían amedrentando a los indígenas y campesinos para que realicen las manifestaciones y así mejorar su acción delincuencial en la Región, según lo dijo el comandante de la Regional Seis de la Policía, el general José Mendoza

“Las operaciones, como lo ha ordenado el Gobierno, van a continuar. Por eso les interesa generar presión hacia los ciudadanos para que se movilicen. Inicialmente eran indígenas, y ahora dicen que también campesinos. Sin lugar a dudas, hay presiones del Clan Úsuga”, explicó el uniformado en conversaciones con prensa nacional.

Al parecer, luego de la caída del helicóptero donde perdieron la vida 16 uniformados de la policía, unas 400 personas han sido desplazadas de sus territorios hasta una escuela rural. Por otra parte, las autoridades indican que seguirán con los sobrevuelos para recuperar las evidencias del accidente

“La Organización Indígena de Antioquia envía un mensaje de solidaridad a todas las personas que dese hace más de ocho días se han visto afectadas tras el siniestro del helicóptero en esta zona del Urabá antioqueño”, precisó la organización.

La misma Organización realizó un censo donde “se pudo constatar que son más de 400 indígenas Embera desplazados por las confrontaciones armadas entre el Comando Jungla de la Policía Nacional y presuntos integrantes del “Clan Úsuga David” que estarían refugiados en zonas cercanas al resguardo.